Las 8 partes más importantes de un vestido de novia, explicadas

¿No sabes la diferencia entre un corpiño y un polisón?

A lo largo de los años, el vestido de novia se ha convertido en una prenda icónica, asociada con la alegría, el amor, la celebración y la esperanza.

Definitivamente es una de las prendas más especiales que jamás usarás, pero también es una de las más técnicas. Lo más probable es que las diferentes partes de un vestido de novia no sean algo con lo que ya estés familiarizado, y ahí es donde entramos nosotros. Tu vestido de novia es diferente a tu vestido de verano o maxi de todos los días, y conocer la anatomía de un vestido de novia puede resultarte útil. útil por varias razones. No solo es útil conocer estos términos básicos de la moda nupcial mientras se compra el vestido de novia , sino que también es una buena idea familiarizarse con la jerga antes de las modificaciones, donde personalizará su vestido con una costurera profesional.

Este glosario de vestidos de novia describe los componentes principales que se encuentran en la mayoría de los vestidos de novia, desde las mangas y el corpiño hasta el dobladillo. También explicamos algunos otros términos técnicos que puede encontrar mientras busca el vestido de novia de sus sueños para ayudarle a sentirse informado antes del gran día.

Las 8 partes más oimprtantes de un vestido de novia, explicadas

Probablemente hayas escuchado algunos de estos términos en una conversación informal, pero ahora que estás usando tu propio vestido, es hora de repasar todas las partes principales del vestido de novia (y por qué cada una es importante por derecho propio). ). A continuación, los explicamos de arriba a abajo.

Accesorios de boda para cada estilo.

  1. Escote

El escote del vestido de novia es exactamente lo que parece: es la parte superior del vestido de novia donde se encuentran las aberturas para el cuello y los brazos. Cuando llevas el vestido, el escote es uno de los primeros detalles que la gente notará, ya que enmarca tu rostro y la parte superior del cuerpo. Algunos escotes, como el barco, el joya, el de un solo hombro y el halter, están diseñados para quedar alto en el cuello y ofrecer cobertura para el pecho y la clavícula. Otros tipos de escotes, como retrato, corazón, escote en V y fuera del hombro, se definen por revelar más piel (incluido el escote, dependiendo de qué tan bajo sea el escote). Elegir el escote correcto puede agregar carácter a un vestido, lucir un collar o resaltar una característica física, como alargar el cuello o enmarcar unos hombros fuertes.

  1. Mangas

Fabric

El estilo personal, la textura, el movimiento y la temporada de bodas son factores importantes al considerar diferentes telas para vestidos de novia . Un vestido podría verse y sentirse drásticamente diferente si lo confeccionaras con dos telas diferentes, ya que cada material está diseñado para producir un efecto distinto.

Algunas telas se ajustan a tu figura, mientras que otras son más estructuradas y mantienen su forma alejada del cuerpo. Algunos son apreciados por su nitidez y peso, mientras que otros son apreciados por su construcción liviana como el aire.

La seda, el encaje, el crepé, el tul, la gasa y la organza son sólo algunas de las telas para vestidos de novia más populares con las que quizás estés familiarizado. Cuando te pruebes vestidos, tu estilista de novias te ayudará a elegir contendientes con telas adecuadas para la temporada de bodas, el código de vestimenta y el presupuesto.

Color

Es difícil encontrar una tradición que sea más sinónimo de matrimonio que el vestido blanco. Y si bien es cierto que los vestidos de novia coloridos han cobrado protagonismo en los últimos años (te estamos mirando, sonrojada), el blanco sigue siendo el tono más popular entre las novias.
Pero no todos los vestidos de novia blancos son iguales. En realidad, los vestidos de novia están disponibles en una gama de tonos blanco, marfil y blanquecino , y el color que elijas en última instancia depende de tu gusto personal. Algunos diseñadores de vestidos de novia ofrecen la posibilidad de elegir entre blanco puro, marfil u otros colores cuando pides tu vestido.

El blanco intenso es el blanco más brillante y nítido que puedes encontrar. La tela blanca natural es un poco más oscura y normalmente está hecha de fibras naturales, como la seda. El marfil es un color blanquecino con sutiles matices amarillos. Un tono blanco champán tiene toques dorados y rosados, lo que le da un efecto más cálido.

La buena noticia: la mayoría de las telas blancas se verán iguales ante la cámara y desde la distancia, por lo que no es algo en lo que debas pensar demasiado. Pero si le preocupa elegir el tono correcto de blanco, pregúntele a su estilista de novias si puede ver el vestido en múltiples condiciones de iluminación en toda la tienda (luz natural de una ventana, bombillas fluorescentes e iluminación tenue, por ejemplo).

Adornos

Piensa en los adornos como una forma de llevar tu vestido de novia al siguiente nivel. Con los adornos adecuados, puedes añadir glamour e individualidad a casi cualquier estilo. Los abalorios, las aplicaciones de encaje y los bordados son sólo algunos ejemplos de adornos que aportan riqueza y textura a los tejidos lisos. Se pueden usar pequeñas lentejuelas iridiscentes o cuentas de perlas para vestir un corpiño con brillo e iridiscencia. Y las capas de flecos o adornos de crochet le darán un toque bohemio instantáneo a cualquier diseño.

Si bien recomendamos solicitar agregar adornos y personalizaciones cuando solicites tu vestido de novia, tu costurera también podrá ayudarte. Y si desea agregar dinamismo sin alterar permanentemente su vestido, considere un fajín brillante en la cintura o un adorno de cuentas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra